Archivo mensual: agosto 2016

“Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”

No entiendo la necesidad casi patológica que tienen algunos de mostrar siempre lo mejor de si mismos.

pan-con-salamiSomos humanos, parte importante de ello es admitir que las cosas van mal. Todos tenemos derecho a decir que nos está llevando el diablo en un momento determinado o que odiamos a alguien o a algo. La vida es perra a veces y no hay nada de malo en aceptarlo.

Dar siempre la cara positiva a todas las cosas no me parece algo saludable. Hoy, una compañera en un taller dijo: “Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”. Para mí fue una frase cursi más. Es obvio que no todo lo que soñamos lo podemos realizar. Sin embargo, el resto del curso asintió de manera hipnótica. Se imaginarán que el esfuerzo que hice para no salir con una de las mías fue gigantesco.

Amiga: Me he soñado infinidad de veces siendo el protagonista de una aventura mágica. A veces sueño despierto imaginándome situaciones imposibles. Muchas veces paso largos ratos imaginándome escenas hipotéticas del tipo “¡Hey Eduardo!, mira… te donamos 10 millones de dólares sin motivo aparente”, todo esto sin albergar la más mínima esperanza en que sucederá alguna vez en esta vida.

¿Que tal aquellas personas que sueñan cosas más posibles sin resultado? Personas que se fajan y ponen todo su empeño en algo y la vida, siendo perra como tantas veces ha sabido serlo, les escupe en la cara y nunca consiguen nada.

Las redes sociales potencian este comportamiento. Siempre nos mostramos felices y nos desvelamos por llevar el celular a cada evento que vamos (a veces lo importante es tener la foto de que estuvimos ahí, sin realmente disfrutar que estamos).

Siempre fotografiamos las cosas buenas y exóticas que comemos. Los platos finos que preparamos o que compramos con nuestro dinero (o el de otro), para resaltar casi frenéticamente nuestra bonanza circunstancial.

No le tengamos pánico a los malos momentos. Son parte real e inseparable de nuestras vidas. Debemos sentirnos libres de admitir que no somos perfectos, que no somos siempre felices

Seamos libres de fotografiar el pan con salami cuando hay olla.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized