Archivo mensual: junio 2016

Derechos humanos del delincuente

Soy un acérrimo defensor de los derechos humanos. En un Estado de derecho, estos principios nos garantizan la vida y un sinnúmero de cosas sin las cuales nuestra existencia sería penosa:

Son el derecho a la vida, a la libertad personal, a la libre expresión y cultos, al trabajo, a la alimentación y vivienda; el derecho a ser procesado debidamente por la ley, etc.

Pero hay realidades que sobrepasan por mucho la teoría. No es posible que se le garantice con tanto empeño el “derecho humano” a alguien que sale de su casa a agarrar a otro humano y reventarlo a tiros por robarle un celular o cualquier pendejada.

Si, ya se que la sociedad, la familia y el estado tienen muchísima culpa al no crear las condiciones de vida óptimas para que los individuos coexistan en un ambiente sano donde no se vean “en necesidad” de delinquir. Pero también es cierto que la decisión última de delinquir es personal.

Son millones las personas de escasos recursos que se ven presionados por la necesidad, pero la inmensa mayoría no toma la decisión de salir a desgraciar otra alma.

Lo que pasa en RD no es cuestión de que la gente roba para comer por un caso entendible de necesidad extrema. Sino que acá se mata, se roba y se trafica como medio de vida, matándose en el proceso a gente inocente como si de hormigas se tratara.

En ese escenario, no concibo la ñoñería de algunos grupos “defensores” de los derechos humanos en mi país cuando las víctimas repelen la agresión.

Ojo: entiendo que un delincuente “sometido a la obediencia” tiene derecho a preservar su vida. Sin embargo, el que en una persecución dispara contra la policía (corrupta y todo) no puede esperar flores y bombones.

La ley es otra que suele ser hipergarantista con el delincuente, pero esa es otra historia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized