A propósito de Soraya, Wessin y Pelegrin

En una República la fe debe mantenerse alejada del ejercicio de la función política. La religión es algo privado que usted lo lleva si quiere, puede o le da la gana. Yo tengo derecho a ser católico, evangélico musulmán o ateo y si soy funcionario no es mi religión lo que debe regir mi actuar. Debo ser honesto y hacer lo que debo hacer en beneficio de todos, no sólo de los que comparten mi fe.

Los cristianos se han tirado a la política para hacer lo que históricamente siempre se hace cuando un líder religioso asume el poder: Crear un estado policial donde desobedecer al líder es un pecado, beneficiar económicamente al grupo religioso del lider y excluir a otros grupos y encarcelar, torturar y matar en nombre de dios (quien habla por boca del líder y no se equivoca) a quien sea diferente.

Lo menos que necesita este país es a líderes cristianos en la política. Necesitamos ciudadanos decentes y prestos a ayudar a todos sin importar si son cristianos, ateos, gays, heteros, negros, blancos, hombres o mujeres.

O al menos eso espero yo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s