Archivo mensual: octubre 2013

COMENTARIO SOBRE LA LEY DE LECTURA DE LA BIBLIA EN LAS ESCUELAS (LEY 44-00)

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

La ley 44-00 del año 2000, que establece la lectura e instrucción bíblica en las escuelas públicas, fue aprobada por el congreso nacional en una iniciativa del congresista Elías Wessin Chávez, presidente del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC). Dicha ley modifica la Ley General de Educación No.66-97, del 9 de abril del 1997, en su Artículo 25, relativo a la enseñanza religiosa en los centros educativos del Estado.

Dicha ley ha sido postergada desde su promulgación, por “faltas de comunicación entre la Iglesia Católica y las Iglesias Evangélicas”. En el año 2008 se lanzó la campaña “Una Biblia en cada mochila”, que perseguía que se cumpla la ley y que el Evangelio sea  texto obligatorio.

Quien les escribe estas líneas considera que la lectura obligatoria de la biblia en las escuelas públicas es un acto totalmente imprudente y desacertado. El Estado, como ente regulador de las actividades del ámbito público de una nación, está llamado a ser laico. Dicho de otro modo, debe permanecer neutral en aspectos religiosos. Esto así puesto que cada persona que habita el mundo tiene su fe particular, válida solamente para sí mismo y para quienes la comparten, no así para los demás.

La escuela pública es un espacio de todos

La tenencia de una fe es un derecho muy subjetivo, propio de cada ser humano, y que sólo a sí mismo atañe. Por tanto, es a todas luces ilegítima toda legislación que propugne que un determinado libro religioso sea el preferido en un espacio público, en este caso la escuela (amparándose en supuestas mayorías o en la costumbre).

Hacer eso equivaldría a asumir que a una escuela pública sólo pueden asistir y expresar su fe niños y jóvenes cristianos, discriminando de paso a los niños y jóvenes musulmanes, judíos, budistas, hindúes o ateos que tienen tanto derecho como cualquiera a recibir educación en instituciones pagadas con los impuestos de TODOS los dominicanos. Se olvidan los legisladores que no solo de cristianos católicos y de protestantes se nutre el PIB.

¿O es que se podría, en igualdad de condiciones, leer el Corán, el Mahabharata o los vedas en las escuelas públicas? ¿Que pensarían los cristianos de diferentes denominaciones acerca de una eventual propuesta de ley que promueva una sana lectura escolar OBLIGATORIA del libro “El mundo y sus demonios” de Carl Sagan, en donde se enseña a pensar críticamente, llevando de paso a millones de personas a desconfiar de la fe y las religiones?

La escuela es un espacio para la ciencia, para el recreo, para la educación en valores igualitarios. Es un espacio de todos los ciudadanos. La religión y la fe, por su parte, son materia familiar, del seno del hogar. Cada padre tiene derecho de enseñar sus propios valores religiosos a sus propios hijos, pero jamás a los de otros.

En esta circunstancia cabe recordar uno de los argumentos que utilizó la Iglesia Católica, refrendado por las iglesias evangélicas, en su ataque a Profamilia. La Iglesia argumentaba que la campaña de Profamilia tenía injerencia en el derecho de los padres de criar a sus hijos como les pareciese. Dicho de otro modo, que esta campaña lesionaba la autoridad parental.

En palabras de los abogados de la Iglesia, los spots de Profamilia violan “el derecho de los padres a ejercer la autoridad parental sobre sus hijos menores de edad… viola[n] el derecho a la no injerencia en el hogar y en la familia”. Y yo me pregunto, ¿Acaso imponer para todos los educandos la lectura obligatoria de un libro que no necesariamente es seguido por toda la población, no es interferir en el derecho de los padres de “criar a sus hijos como les parece”? ¿Acaso no viola esta ley el derecho a la no injerencia en el hogar y la familia?

Los “considerandos” de esta ley

Me parecen curiosos, cuando no peligrosos los considerandos en los que esta ley se basa, pero caben resaltar dos de manera especial:

CONSIDERANDO “Que la formación cristiana de los niños, niñas y jovenes les sirve para forjar criterios y voluntades capaces de frenar influencias y modelos de conducta que llevan a la perversion y el libertinaje.”

¿Quien define lo que es perversión y libertinaje? ¿Acaso no es esto el preámbulo de una política de represión del libre ejercicio de la personalidad amparado en nuestra constitución? Mueve a suspicacia este punto.

CONSIDERANDO: Que la Biblia es la colección de libro mas importante de la historia de la Humanidad y es considerada, en el aspecto literario como el aporte mas importante a la cultura universal.

Al leer esto pareciera que el legislador nunca ha leído a Shakespeare, a Rousseau, a Homero. Que jamás leyó  ”La República” de Platón o las obras cumbres de Cervantes,  Tolkien y C.S. Lewis… Parece que el legislador no ha leído siquiera a Bosch o a Pedro Mir.

Pero lo más importante, este párrafo desconoce la importancia intrínseca que cada texto religioso tiene para su comunidad. Una importancia que desde el Estado no puede ser apocada, pues no le compete. Desde este párrafo se muestra la preferencia del Estado por la religión cristiana por sobre las otras, en franca violación al principio de igualdad.

Una duda razonable

Al parecer, la anti-laica propuesta será acogida y ejecutada próximamente en todas las escuelas públicas de la nación dominicana, pero tengo una duda muy poderosa: ¿Cuál de las más de cincuenta traducciones al español de la biblia será la elegida para la aplicación correcta de esta inapropiada ley? ¿Será la versión Reina-Valera, la Nácar-Colunga, la del Rey Jacobo o la versión Dios habla hoy? Alguien me lo aclare… por favor.

Lic. Eduardo I. León Duarte

Lic. en Derecho.

Miembro del Foro por un Estado Laico Eugenio María de Hostos

809-355-3782

@eduardoleond

Enlace para descargar la Ley 44-00

Imagen de encabezado obtenida aquí.

__________________________________________

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized